Yo Recomiendo… Mompox

Yo Recomiendo... Mompox

Siempre había tenido la intención de conocer la población de Mompox. Su importancia histórica, su aporte arquitectónico y las recomendaciones de algunos amigos, habían sembrado mi curiosidad. Así que viajé con mi esposa y mi hijo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que Mompox se encuentra en una isla que no tiene conexión vial y el modo de llegar te obliga a tomar ferry, si vas en vehículo particular, o lancha si lo haces por otro medio. Para cruzar la salida es desde la población de Yatí, cercana a la ciudad de Magangué; bien sea en el ferry o en las lanchas que salen desde la terminal de transportes, a orillas del Río Magdalena.

Hechas las consultas del caso decidimos no cruzar en el carro para evitar las “colas” de vehículos particulares que pretenden realizar la travesía en ferry. Cruzar en el ferry tiene un costo de $ 20.000.

No llevar el carro fue una buena decisión pues en ocasiones la fila obliga a una espera de dos o tres horas, además de la imposibilidad de entrar en el vehículo a muchas zonas del centro histórico, y el no tener reservación hotelera con anticipación haría muy tortuoso el cargar equipaje en búsqueda de alojamiento.

Planeamos entonces realizar un tour completo de un día y hacer el traslado en lancha desde la terminal de Magangué, hasta la estación La Bodega, ya en la isla, que se realiza en embarcaciones con capacidad de 18 personas. El costo por persona vale entre $ 8.000 y $ 12.000, depende del "marrano" o de la "calidad" de la lancha.

La lancha solo inicia el trayecto en el momento que el cupo esté completo, lo que obliga a una espera bajo el inclemente sol.

Confieso mi fobia extrema a dejar al azar cualquier condición en mi vida. Soy muy estricto en cuanto a los horarios y programaciones, dejando muy poco a la espontaneidad y a manejar las cosas como "vayan llegando". Por lo tanto acometí la tarea de organizar todo el periplo en un solo día, coordinando con anticipación los traslados y las visitas a los sitios de interés de Santa Cruz de Mompox.

Me contacté con el lanchero Fredy Lazcano, con el cual negocié nuestro traslado desde Magangué a La Bodega, un trayecto de unos 20 minutos, y el regreso de dicho trayecto, en una especie de chárter, en una lancha solo para nosotros y a la hora que lo consideráramos. Inicialmente me quería cobrar el valor de la capacidad total de la chalupa de 18 pasajeros en el viaje de ida y vuelta, pero después de un gracioso forcejeo entre un costeño y un paisa, quedamos en un precio de $ 180.000 por ambos trayectos. Juzguen ustedes quien fue el ganador del "barequeo".

Con la intermediación de Fredy, contacté a Ronald Bazza, taxista que presta el servicio entre La Bodega y Mompox, un tramo de 38 kilómetros por una carretera en muy buen estado, salvo algunos pequeños trayectos sin pavimentar, para que nos esperara y luego nos recogiera en Mompox y realizara el trayecto de regreso.

El precio normal del flete es de $ 15.000 para cada trayecto por persona para un cupo de 4 personas, pero nuevamente, negocié el traslado exclusivo y quedamos en $ 100.000 ida y regreso.Faltaba aún lo principal, el tour por la ciudad. Ya había consultado en internet y eran 16 puntos claves que no podían faltar para conocer a Mompox. Créanme que la mejor opción es contratar un mototaxi, que en Mompox son vehículos tipo carroza, con una capacidad de tres viajeros cómodamente sentados en una banca tipo sillón, cubierta por una carpa y halados por una moto. El conductor hace las veces de guía y amablemente nos cuenta la historia de cada sitio y realiza las paradas que se nos antoje, adicionales a las paradas obligadas, sobre todo para comprar helados y bebidas que calmen la sed y ayuden a soportar el calor de 37 grados.

Nuestro moto taxista guía fue Fernando Corrales, que por un precio de $ 15.000 pesos la hora, nos mostró todas las bellezas de esta gran ciudad como el hermoso Malecón de La Albarrada de Los Ángeles, El Parque Sucre con la Iglesia San Francisco y el Colegio Sagrado Corazón, la Plaza de la Concepción, las iglesias de San Francisco, San Juan de Dios, Santo Domingo, San Agustín y la famosa iglesia de Santa Bárbara con su curioso y simpático balcón. También conocimos la Calle Real y su majestuosa arquitectura colonial, el Fuerte de San Anselmo, los talleres de filigrana y de hierro forjado, el antiguo Mercado, el Museo de Arte Religioso, La Casa de la Cultura, los Portales de La Marquesa, los lugares donde se filmaron novelas de gran éxito y la cinta Crónica de una Muerte Anunciada… en fin, todos aquellos lugares que hacen de Mompox un destino obligado para todo aquel que quiere profundizar un poco en ese periodo histórico colonial y de Independencia de nuestro país.

Otra experiencia enriquecedora es la gastronómica, iniciada con el almuerzo donde Rober, con una amplia oferta de platos a muy bajos precios, que incluían pato, cerdo, cordero, conejo o res, luego el refrescante jugo de sandía y la degustación de vinos autóctonos de limón, palma, cereza-mora y corozo, para terminar una deliciosa cena en el restaurante Ambrosia.

A las 8:00 p.m. ya estábamos de regreso en nuestro hotel en Magangué, después de haber iniciado el trayecto a las 9:00 a.m., satisfechos por haber conocido Mompox en un día, pero conscientes de que es una ciudad que puede brindar acogida, alojamiento de calidad y actividades para aquel que desee permanecer mucho más tiempo entre sus bellezas arquitectónicas.

Quiero anotar que todo el recorrido fue muy agradable por la amabilidad, el sentido del humor y el cumplimiento de todas las personas contactadas para estos trayectos, además de disfrutar de paisajes poco comunes para personas citadinas como nosotros, en especial ese cruce del majestuoso Río Magdalena, la brisa y la puesta de sol en un atardecer que siempre recordaremos.

Nuestros contactos recomendados:

Fredy Lazcano  310 7180597

Ronald Bazza.  300 2695324

Fernando Corrales. 313 5566656

No hay comentarios

Agregar comentario